Google+ Followers

lunes, 30 de noviembre de 2015

origami nenufar

Furioso por los desprecios de la diosa Diana, Cupido cogió un día sus flechas, montó el arco con una de ellas y le apuntó directamente al corazón de Diana. La flecha dio en el blanco, pero no hirió a Diana, con un rápido movimiento, la esquivó. La flecha atravesó el seno de Ninfea, una de las ninfas de Diana.

Ninfea se quedó totalmente enamorada y tuvo sensaciones que nunca había sentido, un ardor la consumía. Luchó entre su deseo loco y su pudor. Maldijo las rígidas leyes, y se maldijo a ella misma por ese deseo que sentía. Intentó sacarse la flecha, pero no pudo.

Llorando se fue al bosque gritando: -“¡Oh, pudor!; tú, el más preciado y bello adorno de una ninfa sagrada; si mi espíritu es culpable para contigo de un sentimiento vivo que te ofende, mi cuerpo todavía está inocente; que sea suficiente esta víctima para tu cólera excelsa; que esta pura onda me lave de un crimen que concebí para mi pena, y que mi voluntad con horror detesta”.

Levantando los ojos al cielo, inundados de lágrimas, se precipitó al agua. Sus compañeras la buscaron. La encontraron las dríades. Diana lamentó el espantoso destino de Ninfea, pero no permitió que su cuerpo se sumergiera. Sobre las olas del mar, la hizo flotar, y lo convirtió en la flor que se llama nenúfar, de un blanco radiante, con un tallo esplendoroso y unas hojas verdes anchas y brillantes. Desde ese momento, las aguas que rodean a los nenúfares son sosegadas y suaves.

Ninfea había calmado el fuego de la pasión del hijo de Venus en el agua, entonces Diana quiso que los nenúfares tuvieran la propiedad de calmar los sentidos para no tener deseos impuros. Desde esos días, las ninfas no tienen miedo a las flechas de Cupido, ya que Ninfea, transformada en Nenúfar, las protege y les sirve como revulsivo a los ataques de la pasión.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Origami la estrella fugaz

Cuentan que hace muchos muchos años no existía la noche, pues Lampsé, diosa de la luz, lo iluminaba todo con sus estrellas. Pero un buen día Lampsé tuvo un precioso bebé, al que llamó Ocaso. Ocaso crecía sano y feliz, pero era hijo único y se aburría, de modo que constantemente reclamaba las atenciones de su madre. Esta, cansada de interrumpir sus labores habituales, un día le prestó una estrella para que jugara. El niño la agarró, la miró y a continuación la tiró hacia su madre; la estrella dejó un rastro de luz y finalmente se apagó. Entonces Lampsé le dio otra estrella y el niño repitió el juego de nuevo.

Un día Lampsé, creyendo que no la tiraría, le dio la estrella más grande que tenía: el Sol. Pero Ocaso la tiró igualmente, incluso más lejos que las otras, de modo que se perdió en el horizonte. Lampsé tuvo que ir a buscar el sol, dejando al mundo sumido en una terrible oscuridad. Cuando lo encontró por fin, lo ató con un hilo invisible para que, si su hijo volvía a tirarlo, solo tirando del hilo volviera el sol a salir de nuevo. Desde entonces el sol sale y se pone todos los días.

Dicen que en los días de verano Ocaso está más inquieto y aburrido y Lampsé le da muchas estrellas pequeñas para entretenerlo. Y por eso hay lluvias de estrellas en algunas noches de verano.

domingo, 8 de noviembre de 2015

Origami los peces magicos

Un pescador que llevaba mucho tiempo sin atrapar ni un pez pesco un dia con su red una bella cajita. Cuando la abrio, salio de ella un genio que le dijo "Como me has liberado, deseo recompersarte contandote un secreto. No muy lejos de aqui hay un estanque. Si lanzas a el tu red, pescaras cada dia un pez por el que en la corte te daran una pieza de oro. El pescador encontro el estanque, atrapo un hermoso pez,y tal como le habia dicho el genio recibio por el una pieza de oro. Cuando la cocinera del rey echo el pez a la sarten, este le dijo. Las cosas os iran bien tanto tiempo como hagais el bien, si haceis el mal, tambien vosotros saldreis perjudicados. A continuacion desaparecio por la chimenea.Al segundo dia ocurrio exactamente lo mismo.Cuando el milagro llego a oidos del rey, quiso verlo con sus propios ojos. Y, en efecto, al dia siguiente el tercer pez  pronuncio las mismas palabras que los anteriores y se escapo por la chimenea. El rey quedo tan impresionado por el milagro que llevo al pescador y a su familia a su corte e hizo de el un hombre rico.