Google+ Followers

miércoles, 18 de mayo de 2016

Origami caracoles de colores

Mi origami los caracoles de colores.
Nadie puede decir que existen caracoles rojos, verdes, violetas, amarillos…y un montón de colores más; pero yo tengo en una cajita muchos caracoles de colores que traigo siempre que voy de vacaciones,pero no los pinto…son así, de muchos colores. Son caracolitos que caen del cielo al mar y por eso se tiñen de distintos colores.

El azul con el mar se vuelve color celeste, el gris de las nubes con la sal del agua se vuelve color plata, el rojo del atardecer con el viento de la playa se vuelve violeta y…así se van tiñendo todos los caracoles…como si la mano de Dios los pintara y el mar fuese dueño de mil colores.

Caracoles de colores son como el sueño imposible, como la vida después de la muerte, como ser dueño del cielo y tenerlo en techo de tu cuarto.

Aime, una nena que jamás conoció el mar, soñaba con juntar caracoles algún día… y poder caminar descalza sobre la arena y mojarse los pies con su agua y descubrir si en realidad era salada de verdad, salada…como todos decían.(a ella le parecía imposible que el mar fuese salado, como si el sol fuera de papel pintado…)

Aime se conformaba con pintar caracoles en una hojita de papel y darles un nombre a cada uno: al rojo fuego, al amarillo patito, al verde pastito, al celeste cielo, y así a cada uno…

Pero el que más cuidaba y guardaba en una cajita musical, era uno blanco y con muchos lunares…que por más que lo pintara seguía siendo blanco y con muchos lunares; Entonces se le ocurrió una gran idea…poner todos sus caracoles en una botellita y tirarlos al río para que cuando se junten con el mar los pinten como a un arco iris.

Paso mucho tiempo…Aime ya tiene muchas arrugas en la piel y aunque nunca conoció el mar no deja de pensar en su botellita de caracoles…imaginando que son de mil colores.

Un día Aime de tan viejita…se fue al cielo, y desde allí pintaba todos los caracoles como los que ella tenia…y desde entonces el mar es azul, el cielo es celeste, el arco iris esta lleno de colores, y todos los caracoles, son de colores…

Como los de Aime.

El único blanco y con lunares estaba en su carita arrugada en un montón de pecas…que no se borraban con nada…

Como el suyo que bailaba con la música de su cajita.

Fin

Caracoles de colores es un cuento de la colección cuentos cortos del escritor de cuentos infantiles Sergio Lemme sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario