Google+ Followers

lunes, 2 de febrero de 2015

Mi origami el aguila

Mi origami el AGUILA.
En una montaña muy alta, se encontraba un papá águila entusiasmado por enseñar a sus pequeños hijos águilas a volar. Normalmente, los águilas recién nacidos aprenden a volar en los días de verano pero ya era otoño y los pequeños que habían nacido cuando acababa el verano, debían aprender sí o sí a volar en otoño, si no, debían esperar hasta el próximo verano. El águila decidió que sus hijos no debían esperar un año, así que los llevó a la parte más alta de la montaña. El cielo empezó a oscurecerse y a llenarse de nubes densas y grises mientras las pequeñas aves se tornaron muy asustadas y desanimadas al ver eso. No se atrevían a volar al ver que el cielo ya no estaba azul y sin el sol del verano.
Su padre, el águila, al ver lo que pasaba con sus hijos, los llevó despacio, poco a poco; para demostrarles que el cielo se ve muy distinto por encima de las nubes. Poco a poco tuvieron más confianza en su padre al verlo volar sin que le pasara nada y empezaron a volar ellos también. En unas semanas, los pequeños ya eran expertos y no le temían a volar alto en otoño.
Muchas veces pueden haber obstáculos que no nos dejan avanzar en la vida. Pero es necesario que nos demos cuenta que sobre las nubes grises del otoño, hay un cielo azul que nos espera

No hay comentarios:

Publicar un comentario