Google+ Followers

sábado, 10 de enero de 2015

Mi origami el extraterrestre

Marcelo vio la nave extraterrestre posarse en su jardín y no tuvo nada de miedo. No tuvo miedo porque se dio cuenta que la nave estaba en problemas. El plato volador gris bajó del cielo a  tropezones, y al aterrizar, rompió una de sus patas de soporte.
Del platillo se bajó un extraterrestre verde y muy pequeño. Marcelo notó enseguida que estaba muy asustado. El extraterrestre se tapaba la cara, pero aún así Marcelo pudo ver que estaba llorando.
Marcelo se le acercó despacio, para no asustarlo más de lo que ya estaba.
El extraterrestre le dijo, entre sollozos:
- Tomé la nave sin el permiso de mis padres, y no la domino bien. Para colmo, con la pata rota, ya no podré despegar.
Marcelo se acercó y observó con mucha atención a la pata gris, del platillo gris, del pequeño extraterrestre gris. Entonces le dijo al extraterrestre:
- No te aflijas, creo que podré repararla.
Marcelo trajo su serrucho, unas maderas, un martillo, una regla y varios clavos. Midió cuidadosamente con la regla y cortó con su serrucho varios trozos iguales de madera. Luego fijó las maderas, con el martillo y los clavos, a la pata rota. Le llevó bastante tiempo, pero al término de su trabajo, el platillo había quedado casi como nuevo.
El pequeño extraterrestre dejó por fin de llorar, se subió a su nave y despegó en un santiamén. Ya en el aire, lo saludó a Marcelo sacando una mano a través de una ventanilla del plato volador. La nave gris trepó y trepó, y desde lo alto del cielo le dejó de regalo a Marcelo un arco iris, que duró hasta el otro día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario